Instrucciones para no ser apabullado por una entidad financiera

Claudia negocia con Bankia

Cosas que tienes que saber para no sentirte culpable o irresponsable 

– La tasación de tu piso se hizo al alza. Si la hizo el banco que te concedió la hipoteca, la valoró muy por encima de su valor real. Si la hizo una empresa, comprueba si trabaja o trabajó para tu banco. Tu piso no vale lo que te dijeron. Pagaste 200.000€, pero valía 125.000€.
– Nadie juega con su techo. Si no puedes pagar la hipoteca, probablemente estés en el paro, y te hayas quitado de todos los ocios, complementos y gastos que tenías. Es más: habrás empezado a comer mal o a comer menos. A elegir entre comprar un medicamento o comprar carne. A jugar con la salud de tu familia. No lo hagas.
– Las clausulas que tu banco te propuso firmar son abusivas. Las entidades financieras desinforman , confunden y venden. Como un mercader, pero a lo bestia. A partir de ahora, tómate mucho más en serio tu firma y sus consecuencias.
– Tu banco no te prestará la más mínima atención a no ser que tengas una cuenta con muchos euros, estés en números rojos (descubierto que lo llaman) o canceles una cuenta. Esto implica una cosa: el banco no asesora, no te proporciona productos a tu medida. El banco vende lo que le sale más rentable. Así se demuestra que han actuado todas las grandes entidades financieras de este país.

No puedo pagar la hipoteca, ¿qué hago?

– Habla con tu banco y propón dos cosas: 1) Que se quede la casa (tendrás que buscar un sitio donde vivir) ó 2) Que te proporcionen un alquiler social.
– Tu banco no aceptará ninguna de las dos cosas. Es probable que ni siquiera te deje hablar, te interrumpa y te confunda. Coge aire y mantén la calma. Lo primero es informarse y buscar a otras personas que están en tu misma situación. En Lanzarote, debes contactar con la Plataforma de Afectados por la Hipoteca. Si no te manejas con las redes sociales, llama al 635 406 156.
– En cuanto dejes de pagar, comenzará el acoso: te llamarán a cualquier hora, puede que te paren por la calle, o que vayan a tu puesto de trabajo (si lo tienes) para recordarte la deuda.
– Recibirás la demanda judicial (un tocho de documentación). Tendrás 10 días para oponerte ó 30 para pagar el préstamo completo (algo imposible para nadie que no sera el Dr. Manhattan). Un sector de los jueces que trabajan en este país creen que esto (que se llama proceso de ejecución hipotecaria)  deja indefenso al deudor. Los plazos no son razonables y todo está pensado para echarte de tu casa.
– Solicita justicia gratuita (un abogado al que no tendrás que pagar). La PAH Lanzarote tiene un servicio de asesoramiento legal gratuito (la propia abogada se ofreció a colaborar). Llámalos. Más opciones: el Colegio de Abogados de Lanzarote (928 814 491 / 928 824 034). Aquí encontrarás  la solicitud de justicia gratuita que debes imprimir, rellenar y entregar en el Colegio de Abogados (en el Palacio de Justicia. Avenida Medular. Arrecife). Durante todo este proceso, deberás armarte de paciencia. Aprenderás legislación, burocracia, derechos y obligaciones.
– Pide siempre una copia sellada de la documentación. Tienes que conservar pruebas de los documentos que tramitas. Por si las moscas y por si te las pide un juez.
– Negocia con el banco, siempre asesorado por tu abogado. Si acudes a la charla (negociación) acompañado de un miembro de la PAH probablemente se nieguen a hablar contigo. La PAH ofrece también asistencia psicológica, que puede resultar de mucha ayuda cuando nos presionan, nos machacan y nos acorralan.

 

Cómo evitar el desalojo 

– Si las negociaciones, las pancartas, las acampadas, la movilización del barrio y tu persistencia por obtener un acuerdo justo no dan resultados, el banco subastará tu casa. Haz todas las reclamaciones que estén en tu mano para alargar el procedimiento. Los jueces saben que la Ley Hipotecaria de este país es injusta para los ciudadanos y un chollo para los bancos. Reclama todo. Tu abogado te ayudará. Pero para no sentirte perdido serás tú quien tenga que tomar las riendas de la situación: desahogarte. informarte, quererte y ser fuerte. El humor también ayuda.
– Si la subaste es impepinable, el banco se quedará con tu casa, pero te exigirá igualmente que la pagues. Surrealista, pero cierto. Tienes que luchar por la condonación de la deuda. No es posible que te exijan seguir pagando algo que ya no es tuyo. Que no te engañen: los intereses los generan ellos, el mercado lo controlan ellos, el dinero es tuyo.
– No recojas ninguna documentación o carta certificada que tu abogado no te diga que recojas.
– Si te llega la orden de lanzamiento, estaremos apurados. Pero siempre hay esperanza. Se han conseguido acuerdos hasta el último momento.  Hay muchos factores a tener en cuanta: si tienes hijos pequeños, si has tenido aval o no, etc.
– Todo el proceso puede durar 2 años.
– La violencia no conduce a nada. Sólo genera más violencia y una inmensa tristeza. Pero la presión social y la manifestación se han demostrado herramientas muy útiles. Los bancos quieren salvar su imagen. No quieren líos. Defiende tus derechos con insistencia y habilidad. Jamás tengas vergüenza. Cualquiera puede verse en tu situación.

Futuro y aclaraciones 

– Hay una Iniciativa Legislativa Popular (ILP) en el Congreso que pide la dación en pago, la condonación de la deuda y el alquiler social. Si la mayoría del Congreso la aprueba, por fin la ciudadanía tendrá garantizado un derecho a la vivienda y se habrá terminado el negocio fácil  y especulativo para quienes participaron de la burbuja inmobiliaria.
– Todo este texto se refiere a viviendas de residencia habitual. A tu casa de toda la vida. La única y la que necesitas para vivir. En ningún caso esto será aplicable a segundas viviendas.
Anuncios